continuando con esa manía del neoliberalismo de paralizar al 'otro', va una colección de sus monedas de 25 centavos, todas ellas distintas y dispuestas a congelar el poder adquisitivo del consumidor. dinero no usado, fuera de circulación, permite especular con él.